Historia del Wing Chun

El palo largo de Wing Chun

La historia del palo largo Wing Chun está velada en misterio. Solo podemos hacer suposiciones basándonos en los datos históricos que tenemos. La conclusión de mi investigación me ha llevado a creer que la forma del poste tal como lo conocemos hoy, en sus diversas interpretaciones, no consistió en una forma completa hasta la época de la era de la ópera del barco rojo (1850).

En apoyo de esta teoría, debemos discutir la leyenda de Chi Sim. Se cree que se refugió en la compañía de ópera Red Boat, donde enseñó la forma del poste a los actores ambulantes. Chi Sim también se acredita como el antepasado del estilo Hung Gar Kyun. Las leyendas a menudo contienen algo de verdad y podemos encontrar muchas similitudes entre el polo de seis puntos y medio del Wing Chun y la forma de ocho trigramas de Hung Gar.

Después de las Guerras del Opio, China fue sacudida por movimientos revolucionarios que tenían como objetivo derrocar a la etnia Qing-Manchú y restaurar la Dinastía Ming. Esto dio lugar a sociedades secretas anti-Qing: por ejemplo, Tian di Hui es el punto de contacto e intercambios entre los dos estilos.

Tiempo, espacio y energía

La buena práctica con el palo largo está ciertamente relacionada con la técnica, pero también requiere una buena gestión del tiempo y del espacio. En cuanto a la gestión del tiempo, hay 8 ocasiones en las que hay que saber:

Cuatro hacia adelante, ese es el momento de los movimientos hacia adelante y 4 hacia atrás, ese es el momento de la recuperación del arma.

Los cuatro tiempos adelante son:

 • El tiempo de la mano • El tiempo del  cuerpo • El tiempo del paso 

Es muy importante entender esta lista cronológica porque en situaciones de conflicto armado hay que tener en cuenta la distancia entre nosotros y nuestro oponente. A veces basta con mover solo los brazos para defender o atacar. En la segunda vez, hay que tener en cuenta el cambio de posición del cuerpo y de los pies. Es lo mismo cuando tienes que retirar tu arma.

Cuando necesitamos retirarnos, tenemos que saber cuatro tiempos de retirada.

 • El tiempo del paso • El tiempo del cuerpo • El tiempo de las manos

Esto nos permite usar el arma para ocupar el centro mientras nos retiramos. Para hacer esto, es necesario ser consciente de la distancia que se debe cubrir entre la punta del arma atacante y el objetivo. Esta forma de pensar es beneficiosa tanto para la defensa como para el ataque. En cuanto a la gestión del espacio, debemos tener en cuenta lo que en nuestro sistema llamamos las cuatro reglas:

• Juicio: la capacidad de juzgar el rango de combate. Donde puedas alcanzar a tu oponente y donde no.

• Medir: la capacidad de reconocer el propio espacio para atacar y defender;

• Tiempo: la capacidad de saber cuándo atacar y cuándo defender.

• Espacio: la consecuencia natural de los tres puntos anteriores es poder quitarle espacio al oponente y ponerlo bajo presión.

Podemos resumir así: con el juicio puedo mantener mi medida, con la medida puedo encontrar mi tiempo y con el tiempo puedo ganar espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *